20 abr. 2012


"Me hacía leer las lápidas y fijarme en las fechas. Luego me estrujaba el cuello y decía cosas raras:
-¡Mira! <<En memoria de mi querida esposa, Matilde Morales Pérez, 1847-1901...>> Míralo bien... Todos están muertos, todos menos tú y yo... No lo olvides nunca, no te olvides jamás de que estás viviendo. Entre el mar de tinieblas del tiempo que fue y el interminable mar del tiempo que vendrás, tú estás viviendo ahora, justo ahora, una chispa de luz y de casualidad entre la nada. Un privilegio. La verdad es que no sé por qué viven los idiotas. Y los miserables. Por qué tanto derroche de vida con la gente. Con todas esas personas que ni siquiera saben que están vivos. Cuando yo podría hacer tan buen uso de todos esos años que otros malgastan. No es racional, no es justo ni económico. Si hay alguien ahí arriba, lo ha hecho todo muy mal."

Vivo sin vivir y muero porque no muero.
Un día de estos tendré que ponerme al tanto de todo y ver qué estoy haciendo con mi vida. De momento, estas 5 semanas me las reservo pa estudiar.
Y la puta mierda del nuevo blogger... hate uuuuuu!!!
Además, de que no puedo poner la nueva música.... muerooooo!!!!
Y y y y, la foto es incorrecta, quería poner otra. Anyway, puedo presumir de ser amiguísima de Amaia JAJAJAJAJAJAJAJAJAJ
PD: tengo un 10 en sintaxis jejejejejejeje y hoy Raquel y yo hemos hecho el speaking super good y tenemos un 9!! jejeejejejejejejejejeje ADIÓS

10 abr. 2012

Últimamente me siento muy sola, muy vacía. Yo lo llamo ''vacío circunstancial''. Me da la sensación que no hago más que caminar en círculos, no tengo ningún propósito ni ninguna meta. Veo que la gente no hace más que pensar en sí misma y en sus intereses, que no le preocupa nada salvo liarse con un tío o una tía buena.
Lo valores en los que creo y por los que lucho se van a la mierda y yo, que no soy más que una niña, me quedo en medio esperando a que pase la tormenta. Pero la tormenta nunca pasa, sólo hay una relativa calma, pero eso es porque estoy en el ojo del huracán.

2 abr. 2012

No hay cosa más triste que yo en este momento actualizando el blog desde mi triste móvil. Parece ser que sigo siendo menor de edad, mira tú qué bien!