24 nov. 2012


<<Aparentment, de tant en tant, els adults es prenen el temps de seure, de contemplar el desastre que és la seua vida. Llavors es lamenten sense compendre i, igual que les mosques que ensopeguen sempre contra el mateix vidre, s'agiten, pateixen, es marceixen, es deprimeixen i es fan preguntes sobre l'engranatge que els ha conduït on no volien anar. Els més intel·ligents fins i tot en fan una religió: ah, la menyspreable vacuïtat de l'existència burgesa! Hi ha cinics d'aquesta mena que sopen a la taula del papa "Què s'ha fet dels nostres somnis de joventut?", pregunten amb cara desenganyada i satisfeta. "Han escapat i la vida és una meuca". Odio aquesta falsa lucidesa de la maduresa. La veritat és que són com els altres, nens que no entenen el que els ha passat i que juguen a fer-se  els durs quan tenen ganes de plorar.
Tanmateix, és senzill de comprendre. El que no està bé és que els nens es creguin els discursos dels adults i que, un cop adults, es vengeixin enganyant els seus propis fills. "La vida té un sentit que els grans posseixen" és la mentida universal que tothom està obligat a creure's. Quan, a l'edat adulta, hom comprén que és fals, és  massa tard. El misteri continua intacte però tota l'energia disponible s'ha malbarat des de fa temps en activitats estúpides. No queda res més que continuar com es pugui tot intentant emmascarar-se el fet que no trobes cap sentit a la vida y que enganyes els teus propis fills per tractar de convèncer-te millor a tu mateix.>>

16 nov. 2012


En prácticas de Teoría de la Imagen estamos analizando imágenes siguiendo un método que no acabo de entender y que me lleva por el camino de la amargura. Estuvimos analizando ejemplos y ahora es nuestro turno: tenemos que elegir una imagen o pintura, según lo que nos designó el profesor, y exponerlo en clase. Hasta aquí todo normal, todo muy típico de Ciencias de la Comunicación.
Un miércoles nos enseñó una imagen que había analizado con mis compañeros de Periodismo. A mí me encantó, era fascinante, pero nunca supe cómo se llamaba y tampoco me molesté en preguntarle a mi amiga Sara por ella. Hasta aquí todo normal.
El miércoles, día de la huelga general, estuve pensando en esa foto y contándosela a alguien de mi familia y deseando verla otra vez, aunque tampoco le pregunté a Sara por ella.
Ayer, día del cumple de mi queridísima abuela, tenía que pasar la mañana en la UJI, algo muy típico dado mi horario y la mierda de transporte público que hay en mi pueblo, y cogí un portátil que tiene la universidad para sus usuarios. Estaba guardando una foto, calificada de porno por todos cuantos la vieron, de Brigitte Bardot para publicarla en mi  Tumblr. La guardé y para mi sorpresa, ahí estaba la imagen de la que he hablado. Ahí. Sola. Guardada por cualquier desconsiderado como yo en ese ordenador público. Esperándome. Sabiendo que yo la quería volver a ver.
También ayer, llegué a casa con un fuerte dolor de muela, dientes o lo que fuera que mi dentista no acaba de entender y necesitaba alguna pastilla. Mi tía me dio una que contenía algo así como codeína. Yo le pregunté qué era eso porque la había oído en Los Simpson que el abuelo se la daba a Homer cuando era un niño y me hacía mucha gracia. La tomé y me dediqué a redecorar el blog de nuestra agencia de Publicidad mientras escuchaba Los Simpson. Como no podía ser de otra manera, apareció la escena que había nombrado hacía tan sólo unos minutos. Y estos son tan sólo dos ejemplos de las muchas coincidencias que he tenido la suerte de presenciar.
Y yo me pregunto ¿qué o quién da pie a estas coincidencias? Desde luego tengo que darle las gracias al destino, Dios, Dioses del Olimpo, la física y química o a no sé qué puñetas puesto que sin estas pequeñas, o grandes según se mire, coincidencias la vida sería un completo aburrimiento. Todo es mejor, más mágico, si nos encontramos con alguien a quien deseábamos ver y que no esperábamos hacerlo justo en ese momento. O si descubrimos algo en lugar donde jamás imaginamos encontrárnoslo. O, como es mi caso, encontramos una foto en uno de los muchos ordenadores que utiliza mucha gente cuando más nos estábamos preguntando por ella.
 La vida debería ser mágia.
En realidad, la vida es magia. Sólo que algunos no lo saben ver.

14 nov. 2012



"Tienen en sus manos algo rigurosamente prohibido en Auschwitz y pueden condenarlos a muerte si los descubren. Esos artilugios tan peligrosos que su posesión es motivo de la máxima pena, no se disparan ni son objetos punzantes, cortantes o contundentes. Eso que tanto temen los implacables guardias del Reich tan sólo son libros: libros viejos, desencuardernados, deshojados y casi deshechos. Pero los nazis los persiguen, los azuzan y los vetan de manera obsesiva. A lo largo de la historia, todos los dictadores, tiranos y represores, fuesen arios, negros, orientales, árabes, eslavos o de cualquier color de piel, defendieran la revolución popular, los privilegios de las clases patricias, el mandato de Dios o la disciplina sumaría de militares, fuera cual fuese su ideología, todos ellos han tenido algo en común: siempre han perseguido con saña los libros. Son muy peligrosos, hacen pensar."

8 nov. 2012




"Tiene la elegancia del erizo: por fuera está cubierta de púas, una verdadera fortaleza, pero intuyo que, por dentro, tiene el mismo refinamiento sencillo de los erizos, que son animalillos falsamente indolentes, tremendamente solitarios y terriblemente elegantes."