15 feb. 2012

de manifestaciones va la cosa





¿Qué puedes hacer cuando tienes 17 años y al doblar la esquina de tu casa, de pronto te invade un sentimiento de felicidad -¡como si estuvieras en la gloria!- como si de repente te hubieras tragado un trozo de ese sol brillante del atardecer y siguiera ardiendo en tu pecho, enviando una lluvia de chispas hacia cada partícula, hacia cada dedo de tus manos y de tus pies?
Pero ¿no habrá forma de expresar ese sentimiento sin estar ''borracha'' y ''alborotada''? ¡Qué idiota es la civilización! ¿Para qué te dan un cuerpo si luego tienes que tenerlo encerrado en una caja como si fuera un violín muy, muy valioso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario