29 mar. 2012

"Para poder ganar hay que saber perder.
Hay muchas formas de perder y yo las conozco casi todas. No siempre es duro, a veces es gracioso y otras ni siquiera importa. Eso hace que sea fácil perder bien.
Otras en cambio se pierde algo que queremos. Una oportunidad, dinero, un beso, el amor propio o simplemente algo abstracto que no sabríamos definir. Ahí es donde jode. En mi caso no suelo decir lo que quiero para que nadie sepa nunca si gano o pierdo. Es mas fácil perder así, sin que los demás sean testigos de como te lo tomas.
También creo que a veces se pierde jugando y otras no. Simplemente pierdes en un juego en el que no sabías que estabas metido y en el que los demás si están participando conscientemente. Es la forma mas dura de perder porque sólo participas cuando te das cuenta de que has perdido y normalmente te informa el ganador.
Ésa es la más dolorosa. Te sientes imbécil y te das cuenta de que no te enteras de nada.
En el futuro cada vez que pienses en ello te dará un pinchazo en el corazón y tendrás que desviar tus pensamientos hasta que no duela.
Después están las veces que se juega sabiéndolo. Yo tengo una norma: La ley del ladrón.
Básicamente dice que si tú y yo quedamos para robar 30 millones de €, nos sale mal y vamos 30 años a la cárcel, te quiero igual de contento que si nos vamos a Brasil. Creo que hay que reír cuando perder está incluido en el paquete.
La verdad es que he encontrado a poca gente que la cumpla y escuchar quejas es probablemente la cosa que mas detesto en el mundo, por eso hago mis apuestas en silencio.
Yo arriesgo y yo me la como, pero no se lo digo a nadie. Cobro y pago en el más estricto anonimato.
De todas formas he perdido tantas veces que estoy bastante más acostumbrado que a ganar. Ganar lo llevo peor y no posee el punto heroico de la pérdida.
Además, cuando ganas aparece algo que puedes perder y esa sensación es capaz de acabar con las mentes más fuertes. He visto gente deshacerse en trocitos, incapaz de aceptar que tiene algo que no quiere perder y atormentarse y obsesionarse pensando qué cara pondrán en ese momento. El momento donde todos vean que ha perdido.
Poesía aparte, ganar mola a saco y yo gano un montón de veces. Si no no estaría escribiendo esto aquí, y para ganar hay que saber perder, pero también hay que querer ganar. Y yo quiero ganar siempre."

No hay comentarios:

Publicar un comentario