3 nov. 2011



Un intelectual es habitualmente alguien que no se distingue precisamente por su intelecto -dictaminó Corelli-.Se atribuye a sí mismo ese calificativo para compensar la impotencia natural que intuye en sus capacidades.Es aquello tan viejo y tan cierto del dime de qué alardeas y te diré de qué careces.Es el pan de cada día.El incompetente siempre se presenta a sí mismo como experto,el cruel como piadoso,el pecador como santurrón,el usurero como benefactor,el mezquino como patriota,el arrogante como humilde,el vulgar como elegante y el bobalicón como intelectual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario