22 dic. 2011


-La verdad duele, lo sé. En realidad, es fisiológico. El cerebro procesa el sonido antes que la luz pero ésta es más veloz que el sonido y el cerebro altera la realidad para sincronizarla.
-Y ¿eso qué importa ahora?
-Mucho. Sólo cuando alguien está a 27 metros vemos y oímos el mundo tal y como es. Sólo entonces cerebro, sonido y luz están en armonía.
-¿Y qué?
-Que el resto del tiempo vivimos entre mentiras, las mentiras dan sentido al mundo, pero la verdad duele.

3 comentarios: