9 oct. 2012




''Hace unos días, se realizó un estudio revelador en Gran Bretaña. La encuesta trataba sobre en que invertiríamos nuestra última hora de vida si fuese el fin del mundo. Un 2% dijo que gastaría su última hora en comer hasta la saciedad, otro 2% invertiría sus últimos momentos en atracar un banco. El sexo atrajo a un 9% de los encuestados, mientras que solo un 3%, acudiría a sus plegarias. Un 13% respondió que se sentaría en su sofá, y dejaría que el tiempo pasase, aceptando la situación. Mientras, el 71 por ciento de los encuestados restantes, invertiría sus últimos 60 minutos hablando con sus seres queridos por teléfono, o estando al lado del amor de su vida.
Increíble, ¿verdad?
Más de la mitad de los encuestados, en vez de pecar de gula, robar un banco, o hacer el amor hasta la saciedad, preferirían quedarse con las personas a las que quieren, al lado de las personas que quizá significaron algo, o lo significaron todo. Aún me parece tan fantástico, que el amor, ocupe la mayor parte de nuestras vidas, que aún a pesar de todo, esté por encima del dinero, y de los orgullos y prejuicios de esta sociedad, que el amor siga triunfando, y que para todos, siga siendo tan importante.''

No hay comentarios:

Publicar un comentario