3 jun. 2012




"No hay pasión sin esclavitud; y si quieres a alguien sin ese sentido de derrota, sin esa dependencia ansiosa del ser amado, entonces es que no le amas de verdad. El amor es la droga más fuerte y más perversa de la naturaleza; es un mal luminoso, que te engaña con sus chispas de colores mientras que te devora. Pero una vez has conocido la vida febril de la pasión, no puedes resignarte a regresar al mundo gris de la vida sensata."

No hay comentarios:

Publicar un comentario