15 jul. 2012




''Hola. Soy una humanoide que no necesita narcóticos porque vive gustosamente en una etapa de envenenamiento hippie, hippy, jipi. Sé fehacientemente que la raza de la que procedo es sexual por naturaleza, y lo antinatural es la negación de esto, lo mismo que nos complica la vida.

Voy a perder intencionadamente esa cruz con/sin cobertura que no trae más que problemas de batería y faltas de comunicación. Y, aun no sé cómo, pero también voy a lograr deshacerme de mis no-pertenencias (puesto que me sé dueña únicamente de mí misma, y en ocasiones ni eso) y voy a decir adiós a esta sociedad que más que de consumo es de consumidos. Ah! Y a mis vergüenzas. Es que resulta que he encontrado una burbuja surrealista que me ha hecho rebotar en mis propias entelequias, como una noble más en “Le Charme Discret de la Bourgeoisie”.

Inmersa en una especie de nebulosa hedonista, medito y estudio el posible contagio de la actitud positiva, alegre y solidaria que necesita mi especie (por besos, esporas, abrazos, notitas, e-mails… Sais pas!). Confieso despreocupada que me encantaría apostar por la pureza entendida plenamente y volverme iconoclasta ante un “no, nunca, nadie, ni o ninguno”. Porque amo sentirme grande y saberme pequeña, hace que me entren ganas de…''

No hay comentarios:

Publicar un comentario