24 jul. 2012


No cometas el mismo error que yo. No desperdicies tu vida. Yo siempre creí que iba a ser feliz cuando aprobara ese examen, cuando acabase la universidad, cuando encontrase el amor de mi vida, cuando nos mudáramos a una casa con dos pisos y piscina, cuando mis hijos fueran a la universidad, cuando me jubilase, cuando mis hijos se casasen, cuando mis nietos crecieran... Pero, mira, aquí estoy. ¡Han pasado muchísimos años y yo sin enterarme! Por eso te pido que no cometas el mismo, perdón por la expresión, querida, jodido error. Vive aquí y ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario